¿Eres empresa? crea tu cuenta gratis

Operadores viven un infierno en el «Triángulo Rojo»

Transportistas.com
thumb image

“Aquí se conoce como el ‘triángulo del infierno’ y es real, dejó de ser una leyenda urbana que pocos creían, es un infierno. Si antes te asaltaban ahora está peor, incluso a plena luz del día matan”, nos indica Carlos, transportista de carga.

El ‘triángulo rojo’ comprende los municipios de Tepeaca, Tecamachalco, Acatzingo, Quecholac y Palmar de Bravo, ahí las autoridades han identificado el robo de combustibles en ductos de Pemex, así como miles de asaltos al autotransporte de carga.

En esta zona de Puebla y municipios limítrofes asaltan a un transportista cada 5.2 horas en promedio y es considerada una de las franjas más sangrientas del país, junto con la región de San Martin Texmelucan y la Sierra Norte.

“En Amozoc y San Martín está muy fuerte la cosa, a varios de mis compañeros ya los bajaron ahí en la zona de Acatzingo; roban todo, no sólo la mercancía”, nos refiere Antonio, operador de un ‘full’.

Tanto operadores como los propios habitantes de zonas aledañas sufren secuestros exprés, extorsiones y hasta asesinatos, por lo que muchas familias han empezado a migrar hacia otros estados.

Asaltos a transportistas ahora son más violentos

Si bien la detención de algunos miembros de cárteles dedicados al robo de hidrocarburos y al autotransporte en el centro del país supondría una disminución de la violencia, esto no ha sido así.

Recientemente en Mixtla Puebla, se dio una persecución con una fuerte balacera en tres distintos municipios del ‘triángulo rojo’. A la par, se han presentado robos violentos a camionetas de paquetería en Tecamachalco, y otro más a un ‘torton’ cargado de papas en la carretera a Cañada de Morelos.

Según los reportes, estos hechos se debieron a una disputa entre organizaciones delictivas dedicadas al robo de transporte, entre las que están las de ‘El Mamer’, el ‘Dorado’ o los ‘Richard’.

De acuerdo con el Centro de Soluciones Inalámbricas, CSI, las bandas están en constante acecho del transporte de carga para poder atracarlos y vender la mercancía a través del mercado negro, debido a la continua demanda que existe en productos básicos y de primera necesidad.

“En esta zona sigue igual el saqueo de tráilers, robos, etc. Los ‘polis’ andan preocupados vigilando las calles que están cerca de los centros de las comunidades, siendo que lo peligroso está en las carreteras vecinas con otros pueblos”, indica Armando, habitante de la zona.

Los asaltos se han extendido al transporte público; la Ruta 100 registra hasta 4 asaltos diariamente al operar en esa área, con pérdidas de hasta 2,000 pesos para el operador (entre pasaje y gasolina), de acuerdo con lo citado por Armando Méndez, presidente de la ruta 100, a medios locales

“Lo importante es irse recio, nunca detenerse”

Los tramos donde los delincuentes atracan más a los operadores están en la autopista Amozoc-Esperanza, y en Tepeaca-Tlacotepec de Benito Juárez, mientras que los municipios más peligrosos son Acajete, Acatzingo, Amozoc, Huixcolotla, Los Reyes de Juárez Tepeaca, Tecamachalco, Tlacoptepec, y Palmar de Bravo.

De acuerdo con testimonios recabados, los delincuentes se agrupan en 4 o 5 personas por auto para cerrarles el paso a los operadores, bajarlos a punta de pistola e incluso tienen la orden de llevarse el tracto y la caja, los cuales son resguardados en reductos subterráneos.

“La Esperanza y Tehuacán son donde salen más ‘ratas’ y te quieren bajar. Lo recomendable es que varios compañeros vayamos en caravana (aunque no siempre se puede) y nunca detenerse, irse recio”, señala un operador de carga quien prefirió no decir su nombre.

Según el Observatorio Nacional Ciudadano (OCN), el robo de maquinaria en la entidad tuvo un incremento de casi el 400% durante 2020. De hecho, uno de cada cinco robos de maquinaría en el país han ocurrido en el estado de Puebla.

Share This

Share this post with your friends!