¿Eres empresa? crea tu cuenta gratis

Obesidad afecta el manejo de operadores según estudio

Transportistas.com
thumb image

México presenta un grave problema de salud pública respecto a sobrepeso y obesidad. El reporte Panorama de Salud 2019 señala que, los niveles del país en este tema están por encima del promedio de la OCDE, ya que el 72.5% de los adultos tienen sobrepeso u obesidad, cuando el promedio es de 55.6%.

Según el estudio “Riesgo cardiovascular en conductores de autobús del Área Metropolitana de Guadalajara” de Hiram Novelo, académico del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), de los 122 conductores de autobús del transporte público y 89 del transporte privado que se analizaron, seis de cada 10 tienen presión alta y 46% tiene riesgo de moderado a alto de sufrir infarto o enfermedades del corazón.

Otro de los resultados encontrados; el 85% presentaron sobrepeso y obesidad. El inadecuado estilo de vida, tales como la mala alimentación sumada al estrés que padecen los conductores, la falta de descanso y cuidado de la salud, serían los factores de riesgo que afectan sus vidas, la de los pasajeros y quienes se encuentran alrededor.

Por tanto, la autora del informe, Mercedes Gabriela Orozco, recomienda intervenir en las condiciones de trabajo, brindar capacitaciones para el manejo de factores psicosociales y promover espacios que favorezcan el autocuidado.

“Como principales causas de la obesidad tenemos los alimentos grasosos de alto aporte calórico, alto contenido en harinas y azúcares, conservantes. De igual modo, la conducción de vehículos es una forma de trabajo que nos lleva al sedentarismo. Por tanto, llevemos en nuestros vehículos frutas naturales sin preservativos, julianas de zanahoria, frutos secos y otros alimentos que no aportan calorías inservibles. Para beber, filtrantes naturales, tales como té de arándano, té verde”.

Problemas de movilidad

La obesidad genera problemas de movilidad y comodidad. Por ejemplo, si el conductor quiere salir del camión cuando hay poco espacio entre vehículos puede presentar problemas si tiene exceso de peso.

Mayor riesgo

La obesidad es peligrosa para conducir, y es un problema mundial. En España, por ejemplo, la obesidad afecta a 1 de cada 7 adultos, y la mitad de la población presenta sobrepeso.

Un estudio realizado por el Departamento de salud medioambiental y seguridad vial de la Universidad de Berkeley, California (EE.UU) determinó la vulnerabilidad de las personas obesas en caso de accidente. Los resultados revelaron que los conductores que tienen un IMC (índice de masa corporal) por debajo de lo normal (muy delgados), aumentan el riesgo de mortalidad un 19%.

Sin embargo, a medida que aumenta la masa corporal, la probabilidad de accidentes incrementa: un 21% si hablamos de obesidad en grado I, un 51% en caso de obesidad tipo II y un 80% si es mórbida.

La investigación explicó que a mayor masa en movimiento, mayor energía cinética que debe disiparse y, por tanto, mayor fuerza de impacto.

Share This

Share this post with your friends!